Gobierno de Chile

INICIO » Fiscalización


La fiscalización tiene por objetivo la mejora continua en el cumplimiento de la normativa vigente en los siguientes aspectos:
 
  • Gestión organizacional: considera aspectos administrativos que influyen en un óptimo funcionamiento del establecimiento educacional, a través del cumplimiento de las normativas generales, tales como certificado de recepción final, patente al día otorgada por la municipalidad respectiva, idoneidad del personal, acreditación de títulos reconocidos por el Ministerio de Educación, controles de asistencia en sala, contratos de trabajos vigentes del personal, entre otros. Se exige que el jardín infantil cuente con una directora, educadoras, técnicos de aula, manipuladora de alimentos y auxiliar de servicios menores, además de nutricionistas y otros profesionales.
 
  • Gestión de procesos educativos: considera aspectos educativos necesarios para impartir educación a los niños. Es decir, verificación del proyecto educativo, planificación del trabajo en el aula, suficiencia y calidad del material didáctico, entre otros. Las aulas y espacios educativos deben ser acogedores, decorados y que se encuentren a la altura de los párvulos, además de existir material didáctico seguro y suficiente que estimule todas las áreas de desarrollo y crecimiento de los niños, con objetivos educacionales y metas claras, con normas y una organización específica que incluya la participación de la familia.
 
  • Buen trato y familia: considera aspectos que dicen relación con el resguardo de los derechos de los niños, adultos y la relación que establece el jardín infantil con las familias de los menores. Contempla la existencia de estrategias de promoción de buen trato infantil, prevención del maltrato infantil y existencia de mecanismos, protocolos o procedimientos de detección y derivación en casos de abusos sexuales o maltrato. También se consideran políticas de buen trato laboral, relacionados con el bienestar del personal y referidas a la participación de la familia.
 
  • Higiene y alimentación: considera aspectos de orden e higiene que dicen relación con las condiciones mínimas requeridas para el debido funcionamiento de los establecimientos educacionales de primera infancia, respecto de elaboración de alimentos, salas de hábitos higiénicos, salas de mudas y baños del personal, lo que se traduce en exigencias respecto del aseo de los baños, limpieza de los refrigeradores y la manipulación de los alimentos, además de la exigencia de la resolución e informe sanitario entregado por el seremi de Salud de la región.
 
  • Seguridad e infraestructura: considera aspectos que dicen relación con las condiciones mínimas de seguridad que debe contar la infraestructura para resguardar la integridad física de los menores, que se traduce, a modo de ejemplo, en exigencias en iluminación, en la calefacción del recinto, sistema de ventilación, condiciones de seguridad en los patios y para los párvulos, que contemplan los planes de evacuación, escaleras de emergencias, extintores y entre otros.